Monday, November 9, 2009

weigh on my mind

Vivo con tantas contradicciones todo el tiempo, que si no lo hiciera, no sería yo.
Quiero alguien con quien compartir cosas, reirme, acostarme abajo del sol, un compañero.
Escribo con la mano y borro con el codo.
Hoy soy feliz y mañana puedo quedarme llorando todo el día abajo de la almohada.
Por mas chiquito que sea, siempre intento tener un motivo para sonreír.
Poniendo cualquier número, de 70 películas que tengo, 60 son dramas.
Cuando estoy de malhumor, no me tolero ni yo misma.
Tengo autoestima bajísimo.
No se si para bien o para mal, pero suelo dar vueltas de página rapidamente.
Creo en el karma.
Dejé las corazas a un lado.
Voy a tener que darme la cabeza millones de veces contra la pared, ponerle una sonrisa a la situación y seguir andando.



(There’s a fine line between
Living a lie and feeling alive)

2 comments:

Kiddo said...

El karma me persigue, que guacho es carajo

Like Kafka On Prozac. said...

yo también creo en el karma