Friday, December 5, 2008

No es una despedida, es HASTA SIEMPRE.

Esto no va a ser una despedida, prefiero que sea un "hasta siempre".Paso la página porque quiero que el libro quede abierto por un poco más de tiempo(tal vez sea una excusa con la que me defiendo porque todavía no caigo).
Se terminó tercero, se terminaron esos recreos con todo para comer y lleno de risas, se terminó la convivencia con profesores increíbles que me enseñaron, mas allá de lo académico, a ser persona, se terminaron las horas libres a los gritos bailando arriba de las mesas y filmando nuestros videos y sin embargo, cuasi feliz, resumo todo en un GRACIAS, no por terminar sino por todo lo que me dieron y lo que hicieron conmigo.
25 personas todas distintas entre sí, cada una con su grupito y por mas que no coincidamos en varias cosas cuando tuvimos que juntarnos para lograr un objetivo, lo hicimos y salió todo como queríamos. Esas eran las pruebas del famoso "la unión hace la fuerza" porque si se quiere, se puede y mi curso quiso(y pudo)con varias cosas.
El barro que hicimos en la plaza, el día del humo o cuando no hubo agua que pasamos por los cursos para organizarnos para aplaudir y que nos dejaran salir temprano, las cosas que revoleamos al ventilador, Leito con "Si sale, sale", la radio barata donde llamabamos nosotros mismos, el video de tumberos, la familia de las cajas, la hora de Orellana donde no queríamos entrar y nos escondimos como cinco personas en cada bañito, los llantos, las cerradas de puerta con tooodo, los debates y así no me cansaría de nombrar cosas pero me las guardo para mi porque solamente yo sola sentí y viví este año de una manera especial.
Solamente me queda por repetir: Gracias. Una y otra vez. Gracias por dejarme mostrar tal cual soy.

Y, lo que una vez compartí con ustedes de Eduardo Galeano:
-EL MUNDO-

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

4 comments:

April said...

Veo que se te viene toda la nostalgia de crecer encima. A mi ya me esta dando y nisiquiera empece el tercer año. Bueno, pensa que esos recuerdos quedan con vos, pero que todavia hay muchos más por adelante que construir.
Animo!
No sé que haras de tu vida,solo sé que sea lo que sea te traera nuevas aventuras, quizas de emocionalidad diferente (si es que esapalabra existe...) pero igual de gratificantes que el resto, si sabes apreciarlas adecuadamente.
Un beso y gracias por el comentario en mi blog, ahi conteste el mismo.
Suerte

Goliardo said...

Muy emotivo y buena síntesis de lo que es el último año. Pero... mirá las cosas que hacen en 3°... ¡Pobre mi amigo Orellana, che! (igual no le cuento nada). Este profe, por estos lados, es sólo un goliardo recorriendo lugares que le son gratos, y este es uno de ellos ¿Te guardo un lugar en la cola para sacar las entradas para Radiohead en Argentina (marzo/09)?
¡Qué año se nos viene!

Peter. said...

Esto me hace acordar cuando yo dejé tercero.No podía creer que estaba pasando,yo estaba convencido que iba a volver en marzo de nuevo,a sentarme en los bancos frente al pizarrón.Pero el tiempo pasa,y noo habá nada que hacer frente a ello..aunque no me pude sacar los lindos recuerdos de mi curso,así como tampoco lo hizo con vos (:

Cuidatee !
saludoss

cecigan said...

faa parece mentira pero terminamos florr!
ahora se viene una etapa donde la responsabilidad y el compromiso PESA, vamos contra esoo, exitos!